llimera huerto ecológico fruta en tarros

Lo de llevarse la fiambrera ya no se lleva pues no ayuda en la conservación de las verduras de temporada. Lo recomendable y ecológico es comerse el tarro de comida cuando comemos fuera de casa. El cristal mantiene intactas las propiedades de los alimentos al contrario que el plástico y nos permite reciclar. Además, preserva los alimentos  sin contaminarlos.Todos tenemos tarros en casa, ¿verdad? Pues es el momento de utilizarlos. La dieta fresca en tarro de cristal es muy beneficiosa y práctica. ¡Nuestra opción! ¡Nos comemos el tarro!

 

El RITMO DE VIDA Y NUESTRA ALIMENTACIÓN

Actualmente, nos vemos muchas veces en la necesidad de llevarnos la comida al trabajo. Esto hace que tengamos que prepararla con antelación y que la guardemos en un recipiente. Hasta ahora recurríamos a los plásticos de los tuppers o las fiambreras pero esto no es saludable ni ecológico. Los plásticos transfieren sustancias a los alimentos y no mantienen de modo adecuado la temperatura del alimento. Aceleran los procesos madurativos de las verduras y no cuidan la interacción de los alimentos. Un tarro de comida en cristal sí que preserva la calidad de las verduras de temporada y sus propiedades. En realidad, cuida de la calidad de los alimentos y no la contamina en absoluto. Por eso, os la recomiendo con pasión. ¡Vamos a comernos el tarro!

 

LA COMIDA EN EL TARRO SE CONSERVA HASTA 5 DÍAS…

Podéis preparar los 5 tarros el domingo y comida lista para toda la semana. Solo faltará ultimar algunas comidas si vamos a añadir algún picatoste o frutos secos, pero lo central de vuestro plato tiene una durabilidad de 5 días sin perder beneficios. ¿A que es una buena propuesta? Como veis, nuestro tarro de comida nos facilita, además, el tiempo semanal pues las verduras se conservan mejor, aumentando su durabilidad.

 

COMER ECOLÓGICO, FRESCO Y DELICIOSO ES COMPATIBLE

Además, seguimos reivindicando que comer ecológico, sano y rico es compatible con nuestra jornada de trabajo o ritmo de vida intenso. ¿Por qué no? Solo hemos de planificarnos nuestras comidas un poco, recurrir a frutas y verduras de temporada y proximidad, elegir alimentos ecológicos y tradicionales y apostar por los productos locales y por la sostenibilidad con el medio ambiente. A esto, añadimos, tomar productos que sean respetuosos con la labor de los productores y  agricultores, tan fundamental en nuestra sociedad. El tarro de comida hace fácil esta conjunción de elementos.

 

¿CÓMO HACER VUESTRO PROPIO TARRO DE COMIDA?

 

EL ORDEN ES PRIMORDIAL EN LA DIETA FRESCA EN TARRO DE CRISTAL…

En la dieta fresca en tarro de cristal,  es fundamental seguir un orden concreto en la colocación de los alimentos. De ahí, lo de la interacción de unos con otros y su orden en las capas. Por ejemplo, si ponemos vinagreta, se pondrá en primer lugar y a continuación se pondrán los ingredientes que queremos que mariden con esa vinagreta o salsa. Si añadimos nueces, picatostes o alimentos que puedan reblandecerse sería recomendable poner un poquito de papel vegetal para separarlos y colocarlos en la parte superior del tarro. Si queremos añadir frutas debe ser el mismo día de consumo. Estos trucos son top para nosotros. ¡Veamos el orden de las capas en nuestro tarro de comida!

 

*Capa 1: empezamos por las vinagretas o salsas para evitar que los ingredientes se maceren o reblandezcan. El cálculo aproximado es de 1 o 2 cucharadas soperas para un frasco pequeño y 3 o 4 cucharadas para uno grande.

 

*Capa 2: pondremos las verduras crujientes o duras como tomate, zanahoria, cebolla, pepino, pimiento, apio, remolacha… También es le lugar idóneo de algunas legumbres como los garbanzos o las lentejas. Eso sí, deberán mezclarse bien con la vinagreta para que el sabor sea igual.

 

*Capa 3: aquí pondremos los cereales como el arroz, la cebada o el trigo. También la pasta o las legumbres. Que son más pesados. En caso de no poner cereales aquí irían las demás verduras de temporada.

 

*Capa 4: si se toma la ensalada en un margen de 24 horas, en esta capa podemos poner las proteínas como el pescado o trocitos de queso.

 

*Capa 5: en esta capa pondremos las frutas o verduras de temporada más tiernas, como el aguacate, las fresas, el mango o la calabaza. Lo mejor si ponemos estas frutas y verduras en nuestro tarro es hacerlo el mismo día de consumo pues son frágiles y contienen mucha agua.

 

*Capa 6: en este punto incorporamos los cereales ligeros como la quinoa.

 

*Capa 7: aquí pondremos la lechuga, la rúcula, las espinacas, la escarola, los berros…También, kale, col, acelga y las semillas germinadas.

 

*Capa 8: y por último, añadimos si nos apetece, las virutas de queso, los frutos secos, los picatostes, las semillas o chips…¡Nuestro toque!

 

LA VARIEDAD DE LA DIETA FRESCA EN TARRO DE CRISTAL ES AMPLIA

Hay una enorme variedad de recetas y posibilidades. La dieta fresca en tarro de cristal no tiene por qué ser monótono o sosa. Todo lo contrario. De hecho os emplazo a que probéis recetas que poco a poco os iremos sugiriendo. Creatividad y alimentación consciente con el tarro de comida para llevar.

 

¿Os apuntáis a la dieta fresca en tarro de cristal?

Decide, come, ama

 

Cristina