Pan rustico ecológico

RECETA DE PAN GRANDE (Estilo RÚSTICO) con MASA MADRE NATURAL

Una de las masas que más me gusta para hacer pan y que es más saludable, es la que se realiza con masa madre. La fermentación se produce de forma espontánea y natural y de este modo, obtenemos un pan esponjoso, sabroso y muy auténtico. Y sin recurrir a sustancias químicas.

Puedes tener de este modo, un alimento súper sano y que te durará mucho más tiempo. No importa qué tipo de harina utilices (espelta, centeno, maíz…) En esta receta de pizza con shiitake fresco hemos utlizado harina integral de trigo pero puedes combinarla a tu gusto. Solo notarás algún cambio en las texturas pero disfrutarás de sabores muy variados.

Sobre todo, tendrás la tranquilidad de tomar un alimento que combina sabor y salud y eso es algo muy importante pues la tradición y los productos de calidad no son incompatibles con los tiempos actuales. ¡Al contrario!

Os escribo la receta para dos panes pero podéis adaptarla si queréis las cantidades diferentes. Y os sugiero que le deis vuestro “toque” personal. Por ejemplo, podéis acompañarlo con tomates secos y aceite de oliva virgen o con un poquito de romero natural. Estará delicioso en todas sus variantes.

 

RECETA DE PAN CON MASA MADRE

¡Manos a la harina!

 Ingredientes:

-500g de harina de trigo

-9g de sal

-350ml de agua

-220g de masa madre natural

Reposo: 60 + 90 minutos

Fermentación: 180 minutos

Cocción: 70 minutos

Elaboración:

Amasa los ingredientes e incorpora la masa madre partida en trozos a mitad del amasado. Deja reposar la masa durante 1 hora tapada con un paño húmedo. Vuelca la masa sobre la mesa de trabajo y dóblala por la mitad como si fuera una hoja de papel. Déjala reposar durante 90 minutos en el lugar más cálido de tu cocina.

Divide la masa en dos trozos de 500 gramos y déjalos reposar 15 minutos. Luego dales la forma que quieras, de pan redondo o de barra corta. Coloca ambas piezas sobre una tela de lino con bastante harina y con la parte “fea” del pan hacia abajo. Tapa la masa con un paño húmedo y deja que fermente durante 3 horas o hasta que haya doblado su volumen. Mientras, precalienta el horno a 230 grados C y coloca en su interior una pequeña olla con paños mojados para generar vapor. Si los paños se secan pasado un tiempo, añade más agua a la olla. Cuando el pan esté listo para ir al horno, dale cuidadosamente la vuelta con la mano y deposítalo directamente sobre la placa de gres o la bandeja de horno. Baja la temperatura a 185 grados C.

Deja que el pan se cueza lentamente durante unos 70 minutos. Sácalo del horno y déjalo enfriar sobre una rejilla evitando las corrientes de aire.

¡Espero que os guste!

Cristina

 

(Extraída de Barriga, Xavier. PAN. Hecho en casa y con el sabor de siempre. Grijalbo)