cuscus ecológico

Tal vez os suceda como a mí, que con la llegada del calor me apetecen platos ligeros, fáciles y que mantengan el sabor intenso. Como el día alarga, tendemos a realizar más actividad y también generamos más desgaste energético, por ello, en la cocina me gusta conjugar salud, con aporte nutricional, sabor y facilidad en la elaboración. Para que todo encaje, cuento con la ayuda de María, nutricionista y coach en nutrición consciente. Con su asesoramiento, os recomiendo esta receta de cus-cus ecológico con verduras rehogadas (calabacín, cebolla, zanahoria y puerro). ¡Deliciosa y súper equilibrada!

 

¿POR QUÉ EL CUS-CUS HA SIDO EL ELEGIDO?

He pensado en el cus-cus porque es muy versátil y admite la verdura que sea más idónea en cada temporada. De hecho, eso os quería recomendar. Las verduras que lleva esta receta son de primavera pero son perfectamente intercambiables por cualquier otra según en la estación en que nos encontremos. Por ejemplo, en invierno, podremos añadirle calabaza y setas y hacer la vinagreta con miel. En verano podremos jugar con las berenjenas y pimientos y en primavera podemos incorporar espárragos o habitas. Es decir, es un plato que nos puede acompañar todo el año y con la mayor frescura.

 

¿QUÉ NECESITAMOS PARA REALIZAR NUESTRA RECETA DE CUS-CUS ECOLÓGICO PARA DOS PERSONAS?

*240 gramos de cus-cus integral ecológico en seco.

*Caldo  de verduras ecológico.

*2 zanahorias.

*2 puerros.

*2 cebollas medianas.

*1 calabacín

*150 gramos de queso parmesano, provolone o brie.

*2 cucharadas de postre de zumo de limón

*5 cucharadas de postre de aceite de oliva virgen extra.

*Sal, pimienta negra, tomillo fresco.

RECETA DE CUS-CUS ECOLÓGICO

En primer lugar, tendremos que hidratar el cus-cus en caldo hirviendo. Utilizaremos la siguiente cantidad: 1 parte de sémola por 2 partes de caldo) Dejaremos que hierva el caldo y cuando llegue al punto de ebullición, apagaremos el fuego , añadiremos la sémola y taparemos 10 minutos. Separaremos bien los granos después y reservaremos.

A continuación, cortaremos la verdura en dados (cebolla, puerros, zanahorias, calabacín) y les añadiremos un poquito de aceite para que se rehoguen bien.

Haremos las verduras en una sartén hasta que estén doradas. Os recomiendo que se queden al dente pues si conservan ese punto de entereza están más sabrosas. Cuando estén hechas a nuestro gusto, las retiraremos del fuego y reservaremos.

Nos ocuparemos entonces de hacer la vinagreta con el zumo de limón, una pizca de sal, pimienta negra, el aceite de oliva y las hojas de tomillo fresco. Una vez esté listo, lo mezclaremos con el cus-cus. ¡Va tomando forma nuestro plato!

Por último, cortaremos unos trocitos de queso y les daremos una vuelta muy rápida por la sartén a fuego fuerte. Pondremos el queso con el cus-cus y ya lo tendremos listo.

SI TE ATREVES CON UN TOQUE PICANTE…

Si te apetece culminar tu plato con un toque picante, añádele un poquito de cayena. Si tienes dificultades para digerir alimentos, la pimienta negra te ayudará pues favorece la actividad gástrica. También os recuerdo que es muy interesante que conservemos adecuadamente las verduras y frutas para que su aporte sea óptimo. Nos durarán más tiempo y en mejores condiciones. Os recomiendo el artículo sobre conservación de verduras. ¡Es muy útil!

¿A que comer sano y rico es muy compatible? Solo hay que ponerle mimo y elegir alimentos de producción natural y de calidad máxima.

Decide, come, ama….y cocina!

Bernat