Como sabéis, en alimentación es muy importante la perspectiva educativa, aquellos aprendizajes que transmitimos a los niños y que serán hábitos de presente y futuro para ellos. Los niños nos imitan y observan, siguen nuestros patrones aunque no nos demos cuenta y admiran nuestras maneras en múltiples situaciones. Somos sus modelos a seguir y en alimentación, esto cobra mucha importancia pues los hábitos van interralacionados directamente con la salud y el crecimiento. Por eso hoy quiero daros argumentos de por qué recurrir a las cestas de verduras de temporada desde un punto de vista pedagógico y alimentario. ¡Comenzamos!

 

RAZONES PARA COMPRAR CESTAS DE VERDURAS

LOS NIÑOS APRENDEN HÁBITOS FUNDAMENTALES

 

1.- Comprar cestas de verduras de temporada hace que los niños observen las verduras de cada época del año y las aprendan. También hace que  conozcan las verduras y sus momentos de maduración y que sepan valorar y respetar los ciclos de la naturaleza. Esto son conocimientos que trabajan en la escuela, incluso en sus huertos escolares. Por este motivo, es muy importante que los niños vean en casa reflejo de lo aprendido: que van en consonancia con la naturaleza, que las verduras de cada temporada nos aportan en cada momentos los nutrientes y defensas necesarios, que somos respetuosos con la tierra y que vivimos en pro de la ecología y la sostenibilidad. Las cestas de verduras os lo ponen fácil pues siempre son de temporada, de la huerta de Valencia y de agricultura natural. Ahora tocan los beneficios de las verduras de verano.  Con este post podéis conocerlos en profundidad.

 

2.- Con las cestas de verduras los niños comerán más variado y redundará en su fortaleza y salud. Si acostumbramos a los niños a ver la verdura de cada época del año y a consumirla en su momento, comerán variado pues cada estación tiene sus alimentos y sus maneras de cocinarlos. Haremos a los niños más versátiles, más adaptables y con una actitud tolerante hacia las verduras. Puede ser una tarea costosa en niños poco habituados y que no gusten de las verduras pero, si se trabaja, se pueden obtener grandes resultados. Hay que introducirlas con motivación y apetencia y sin forzar. Comer verduras es sano, rico y divertido. En esa dirección y con la variedad de las cestas de verduras, podemos crear grandes hábitos.

 

3.- Con las cestas de verduras a domicilio garantizas que la verdura es natural y fresca, aspectos muy importantes para el crecimiento de un niño. En cualquier etapa es muy importante comer verdura sin pesticidas pero en las etapas de crecimiento lo es más. Todo cobra mayor realce cuando el niño desarrolla su cuerpo y su organismo crece. Por eso, la alimentación ecológica incide más positivamente en los niños que en los adultos. Os recomiendo este artículo que aborda cuestiones sobre estos aspectos: “Consejos para que los niños coman fruta de temporada“. Como dicen muchos expertos somos lo que comemos.

 

4.- Es muy importante que los niños se impliquen en la cocina pues así desarrollan su autonomía y fomentan el trabajo cooperativo. Pueden ayudarnos en tareas sencillas y simples pero es una forma de que aprendan a colaborar en casa, que conozcan los alimentos y que valoren el esfuerzo que supone cultivarlos y cocinarlos. Desde bien pequeños deben asumir pequeñas tareas pues les redundará en positivo en su desarrollo y aprendizaje emocional, social y de esfuerzo personal. Por eso, comprar cestas de verduras de temporada es beneficioso ya que los niños recibirán como algo lúdico “las verduras que el huerto les ofrece” y su motivación para implicarse será mayor.

 

5.-  La quinta razón tiene que ver con que los niños conecten con la naturaleza y con las profesiones que interactúan con ella. Por ejemplo, que valoren el esfuerzo y la tarea del agricultor, que sepan qué hace para que tengamos calabacines, tomates o pimientos. En una sociedad moderna e industrializada y urbana, corremos el riesgo de desnaturalizarnos y esto es algo que hay que contrarrestar educativamente. Por eso, la cesta de verdura de temporada nos conecta a los ritmos de la naturaleza y lanzamos un mensaje de amor a lo natural entre los más peques. También es muy recomendable ir a un huerto. Además estaremos fomentando la empatía y el respeto.

 

¿QUERÉIS LEER CON LOS NIÑOS UN CUENTO SOBRE VERDURAS ESTAS VACACIONES?

Os recomiendo un cuento muy apetecible y que les gusta mucho a los niños. Se titula La carabassa Tomasa y su autora es Xaro Navarro. Es para niños a partir de 7 años y podéis recorrer en él una historia entrañable en un huerto muy particular. Lectura y naturaleza, buen plan para el verano, ¿verdad?

 

LAS CESTAS DE VERDURAS TAMBIÉN SON PARA EL VERANO

En definitiva,  las cestas de verduras os facilitarán mucho las cosas, tanto a nivel de tiempo libre pues son cestas de verduras a domicilio, como a nivel educativo para vuestros niños. Como hemos comentado, integrar a los niños en la alimentación es beneficioso. Aprenden a comer y a valorar esfuerzos y hábitos.

Y ya sabéis que las cestas de verduras van donde queráis.

Del huerto al domicilio o al lugar de vacaciones.

¡Disfruta con los niños! ¡Disfruta del verano!

Bernat