Tal y como os comentó Cristina en el post anterior, hoy vamos a  compartir platos fáciles y cotidianos con calçots. Y es que muchas veces, cuando pensamos en el calçot, solo pensamos en la tradicional calçotada y restamos muchas posibilidades. ¡Anda que no hay ideas sencillas y están deliciosas! Hoy mismo, he hecho con Pepe (ya sabéis que es un gran amigo y cocinero) una de ellas y nos ha salido deliciosa…¡Ahora os la cuento!

Además, he de deciros que a nivel agrario, el calçot está ahora en su punto álgido y a nivel nutricional, es muy sano y diurético, aspectos que nos vienen de maravilla tras las fiestas navideñas. Comenzamos viendo sus cualidades nutritivas:

 

CUALIDADES NUTRITIVAS DEL CALÇOT
 

  • Poseen quercetina, por lo que los calçots son antioxidantes, antisépticos y antiinflamatorios.
  • Son beneficiosos para la circulación (aunque es recomendable consultar con los facultativos si se toman anticoagulantes). Y se indican específicamente para problemas de hipertensión o colesterol.
  • Los calçots tienen muy pocas calorías por lo que son ideales para dietas de adelgazamiento o para quien quiere cuidarse.
  • Tienen cualidades diuréticas que nos facilitan la eliminación de líquidos y toxinas.

 

Y la pregunta clave, ¿cómo podemos cocinarlos?

 

PLATOS FÁCILES Y COTIDIANOS CON CALÇOTS

 

El calçot es un tipo de cebolla y en cocina podemos utilizarlo como si fuera un puerro. Tiene un sabor delicado y auténtico que marida muy bien con platos variados, sencillos y fáciles. Mira qué sugerencias más atractivas:

 

  • Revuelto o tortilla de calçot: fácil, proteico y siempre rápido para una cena. Hay que rehogar un poquito primero el calçot (que previamente lo habremos cortado fino) y luego añadir el huevo. Queda jugoso y muy rico. 

 

  • Calçot al horno con mix de salsas (la Salvitxada es su complemento ideal). También se pueden hacer a la plancha y son estupendos como guarnición. Lo cómodo del horno, ya sabéis, no requiere elaboración y no nos hace estar tan pendientes.

 

  • Hojaldre de calçot: ese es el plato que os comentaba y que hice con Pepe y Pedro. ¡Me dieron la idea y todo un acierto! Es tan sencillo como cortar en juliana unos 6 calçots y cocerlos durante 5 minutos. Luego, escurrirlos y saltearlos con margarina (100 gramos). A continuación, espolvoreamos una cucharadita pequeña de harina. El siguiente paso es ponerle nata vegetal (1 vaso aprox) que habremos mezclado con 2 yemas de huevo batidas. Y salpimentamos. Solo nos queda colocar la mezcla en el hojaldre y colocar otra capa de hojaldre encima. Por encima de esta capa, untaremos un huevo batido y a hornear (unos 30 minutos a 180 grados). ¡Es genial y económica!

 

Otro platos fáciles y cotidianos con calçots son…

 

  • Pasta con calçots rehogados y verdura de temporada. A tu pasta habitual añádele el calçot rehogado y verás que sabor más suave te aporta. Luego la puedes condimentar o especiar como más te guste.

 

  • Vichyssoise o crema de calçot. En realidad, puedes hacer una crema con los calçots, igual que la haces de calabaza o puerro. su sabor auténtico y delicado te encantará.

 

  • Alcachofas estofadas con calçots, laurel y pimienta. Ahora en invierno, ya sabéis que las alcachofas están en su punto óptimo y ¿por qué no unirlos en un plato? Si te gustan las alcachofas estofaditas con laurel y pimienta, añadir el calçot suma. En realidad, ya sabéis que son como una cebolla de sabor fino o un puerro. Hay que cortarlos muy finitos y rehogarlos primero. ¡Plato de invierno!

 

  • Hamburguesa vegetal  con calçot. Le ponemos a nuestra hamburguesa, en la base, una fina capa de calçot bien troceadito y pasado por la sartén, y está súper rica. Luego le añadimos nuestros ingredientes habituales y resulta sana y sabrosa. Corónala con queso vegano. Pásate por la tienda y pide el tuyo.

 

Para completar estos platos fáciles y cotidianos con calçots, podríamos añadir una pizza con harina de maíz, sin gluten. La hacemos con verduras variadas de invierno. Buena pinta, ¿verdad? Ya sabéis que en vuestra cesta online de verduras a domicilio encontraréis las verduras de temporada más ricas, frescas y de proximidad, pues son de la huerta de Valencia y alrededores.

 

El calçot en la cocina suma.

¡Pide tu manojo que te lo llevamos a casa!

 

Bernat