La primavera ha llegado y aunque hace frío y hay cierto aspecto invernal (qué os voy a decir, ¿verdad?), lo cierto es que el huerto está espectacular. Ya se sienten la llegada de los meses más templados y se van sumando verduras  a nuestras cestas. Es amplia la gama y están cultivadas, como sabéis, con mimo, amor, dedicación y ningún pesticida. Verdura natural; agricultura natural. Mis leyes fundamentales.

 

VERDURAS DE PRIMAVERA: florece el huerto…

 

Ahora en primavera mantenemos un poquito las verduras del invierno. Por ejemplo, la alcachofa pues todavía está óptima y deliciosa, aunque pronto se despedirá de nuestro huerto y le diremos adiós hasta el invierno próximo.

También siguen en esplendor, las espinacas, las acelgas, las coles y los puerros. La temporada todavía los incorpora. ¡Y otras muchas! Pero junto a estas verduras, y otras más que bien conocéis, y que encontráis en las cestas de verdura natural a domicilio, comienzan a aparecer otras.

Es el caso de las habas, tan típicas de pascua y tan genuinas en nuestra comunidad (quién no recuerda la niñez con panquemao, habas, longaniza de pascua y tardes con amigos en el pueblo). Otras verduras de la familia de las judías, se irán incorporando progresivamente. por ejemplo, los guisantes y los tirabeques. Ahora toca enparrarlos o encañarlos para que crezcan como es debido y den su fruto en vaina en unos meses.

Y no olvidemos las cebollas tiernas, los rábanos y las fresas. Su momento está cerca y ya auguran las frutas tan magníficas que vienen con los meses cálidos.

A nivel agrario, ahora es también el momento de ir preparando la tierra (siempre hay que tener en cuenta la rotación de cultivos y la asociación de los mismos) y el momento de sembrar, por ejemplo, los tomates. El tomate valenciano, tan inconfundible y rico, va pidiendo paso entre los caballones del huerto. Su siembra comienza con la primavera. ¡Ya!

Pero hoy quería hablaros de las lechugas de primavera, tan versátiles, tan sabrosas, tan fáciles de combinar…Vamos a conocerlas.

 

LECHUGAS DE PRIMAVERA 

La lechuga es una de las verduras más sensibles a las toxicidades y creo que una de las que más nota la diferencia de ser cultivada en ecológico o en convencional. Por eso, sin duda, os recomiendo la primera opción, además de proximidad y de temporada.

Las lechugas de primavera que os recomiendo pueden ir combinadas y así, hacer nosotros nuestro propio mezclum. Los que venden en los supermercados están tratados para su conservación (el lavado no es tan natural como el que realizamos en casa) y además tienen poca caducidad, por lo que salen caros.

 

Lechugas de primavera que no te puedes perder…

 

-Maravilla                                           -Escarola

-Romana                                             -Lechuga roja

 

CÓMO PREPARAR EL MEZCLUM DE LECHUGAS DE PRIMAVERA

 

Es una manera muy fácil (solo hay que dedicar un ratito) y que garantizará que te duren más tiempo y estén a mano en la nevera para el día a día. Pues todos vamos con prisa y una ensalada es muy sana y socorrida.

Lo recomendable es comprar las lechugas variadas y lavarlas con agua abundante, sin escatimar. Hay que hacer un buen lavado pues vienen del huerto y pueden tener algo de tierra.

Luego quitarles el agua con un centrifugador de lechugas, pues las deja tal cual, óptimas para el consumo.

El siguiente paso es guardarlas. La mejor opción es en recipientes de cristal herméticos pues su conservación es la mejor. Si no tenéis, podéis recurrir también a las bolsas de congelación que cierran herméticas.

Luego, guardáis en la nevera y vais utilizándolas según vuestras necesidades en los días sucesivos.

 

La lechuga tiene unas propiedades muy beneficiosas

Algunas de sus propiedades son:

 

-Tiene vitamina A, del grupo B, C y E.

-Ayuda a regular los niveles del azúcar en sangre.

-Es saciante y favorece la buena circulación.

-Facilita la relajación y posee ácido fólico.

 

 

Ya sabéis, ¡a la rica ensalada con las lechugas de primavera!

 

Decide, come, ama

 

Bernat