fresas de temporada

Si pienso en la primavera pienso en color, sol, flores, aromas, planes al aire libre….y fruteros que se llenan poco a poco de variedad. Con el buen tiempo, las frutas de temporada nos alegran con nuevas incorporaciones y sugerentes combinaciones. ¿Las conocemos mejor? Pero primero recordemos una premisa que no podemos pasar por alto: la responsabilidad que tenemos con los biorritmos de la naturaleza y cómo se ve reforzada nuestra salud.

¿Por qué es importante  que tomemos frutas de temporada?

Tal y como comentamos en otro artículo, consumir frutas y verduras de temporada es muy importante ya que obtenemos de ellas los nutrientes que necesita nuestro organismo para cada momento del año. Así, recibimos las vitaminas, fibra, minerales y antioxidantes idóneos para cada momento y vamos con los ritmos naturales.

De este modo, nuestra salud se ve reforzada y nuestra adaptación a los cambios climáticos es mayor. También cooperamos con el medioambiente pues recibimos de él lo que nos ofrece en cada estación.

 

¡Fíjate en que sean de temporada y de agricultura natural y saludable!

Este aspecto me parece fundamental. Si queremos sentirnos bien con la fruta y sus enormes propiedades y beneficios, no podemos recurrir a cualquier fruta. Mi consejo es que sea producida de forma absolutamente natural, sin recurrir a adulteraciones químicas que se alejan de los parámetros sanos. Igual que la verdura, fruta de la tierra y libre de artificialidad.

 

FRUTAS DE TEMPORADA EN PRIMAVERA

¿Qué frutas de temporada puedo tomar en primavera?

Me encanta sumar a nuestras frutas del invierno (naranja y limón, que todavía permanecerán con nosotros un poco más ya que hay variedades más tardías), las frutas primaverales.

Aquí se suman a nuestra cesta los nísperos, los albaricoques o los melocotones (tendrán el momento óptimo en verano pero hacia el final de la primavera ya los podemos probar) . Son como el preludio a las frutas de verano; también tan deliciosas y refrescantes. ¡Mi tentación!

No podemos dejarnos las primeras ciruelas, las peras de verano, las manzanas,  las cerezas (que se incorporan tímidamente entre mayo y junio) y las fresas. Estas deliciosas y en su apogeo.

 

¿Qué beneficios me aportan estas frutas de temporada?

Sabemos que las naranjas y mandarinas nos aportan grandes de cantidades de vitamina C pero las fresas y fresones también. Por eso cogen el relevo en primavera y nos siguen previniendo frente a resfriados.

Las ciruelas las encontramos de diversas variedades: rojas, amarillas y claudias. Están todas buenísimas y nos aportan fibra, pigmentos antioxidantes y notables cantidades de potasio.

En el caso de los nísperos, su punto fuerte es la vitamina A (muy beneficiosa para la piel y la vista) y el potasio. Por lo que son muy aptos para nuestros músculos.

Los albaricoques, al igual que los nísperos, contienen cantidades altas de vitamina A que es muy buena para nuestra vista. En realidad, las frutas y verduras con colores llamativos, la poseen de forma más abundante.

Por su poder antioxidante destacan las cerezas. Esto es gracias a sus pigmentos rojos. Cosa similar le ocurre a los arándanos que nos ayudan, gracias a su poder antiséptico, a prevenir infecciones urinarias.

Las manzanas y las peras en sus variedades de primavera nos siguen aportando fibra, vitaminas y poder saciante, por lo que son idóneas para calmar el apetito entre horas.

Llega la primavera y nos llenamos de color y sabor. Nos apetece hidratarnos y tomar frutas y verduras de temporada que combinadas, dan a lugar a un sinfín de batidos o smoothies. Ya os apuntamos un batido de kale delicioso. Además para hacer deporte son un complemento ideal.

¡Hay tantas posibilidades! Os invito a que vayamos descubriendo algunas…la imaginación y las ganas por cuidar nuestra salud nos motivan.

¡Buena primavera!

Cristina