¿Hacemos pan en casa y con masa madre?

Hablar del pan como alimento es remontarse a la época de los celtíberos pues fueron ellos quienes lo introdujeron en España en el S.III a.C. Desde entonces ha sido imprescindible en nuestra cultura y es básico para cualquier hogar. De hecho, el consumo de pan en la actualidad es muy alto, solo que no siempre es de la calidad que nos gustaría y no siempre está hecho con los alimentos tradicionales y ecológicos que nosotros escogeríamos.

 

¿Cuáles son los componentes del pan?

La elaboración del pan se fundamenta en la harina y en el proceso de fermentación. Son muchas las harinas que podemos encontrar y cada una, aporta al pan un sabor especial, un toque genuino. Podemos elegir harina de espelta, centeno, kamut, trigo integral, etc). También las hay aptas para personas con intolerancia al gluten (celiacas),como lo son el maíz o el trigo sarraceno. Si son de cultivo ecológico mucho mejor pues garantizamos su carácter saludable y natural.

Hay muchas variedades diferentes de pan. Extremadamente apetecibles y sanas. De hecho, se cree que en España, con gran cultura de pan, existen unas 315 clases diferentes. Esto evidencia la gran diversidad que hay. Sus propiedades nutricionales lo convierten además, en un alimento muy versátil y nutritivo. Y su alta cantidad en hidratos de carbono lo hace muy energético. De ahí que sea idóneo para los más pequeños como parte de almuerzos y meriendas.

 

¿Cuál es el proceso para hacer pan?

El proceso central es la fermentación. Y si esta se realiza con masa madre, obtenemos un pan sano, natural, casero, riquísimo y que estará muy tierno más tiempo. Su durabilidad aumentará considerablemente.

La masa madre es un fermento natural que se basa en la combinación de harina integral y agua. Sin levaduras químicas, respetando el propio proceso. Pues son las levaduras y bacterias que se encuentran en la harina integral, junto con el agua y los tiempos de refresco, lo que hace que fermente de forma natural, espontánea. (El hallazgo de la levadura natural se asigna a los egipcios. Es un organismo vivo, normalmente un hongo, que produce enzimas que son las causantes de cambios bioquímicos. Lo que conocemos y nombramos como fermentación). Te recomiendo una receta de pizza con shiitake con harina integral muy sabrosa.

No es complejo hacer la masa madre y conservarla para realizar nuestro propio pan. De hecho, es un proceso sencillo, al igual que su conservación. Por ello, hacer pan en casa es fácil y muy recomendable. También nos permitirá disfrutar de panes con un sabor más auténtico, y cómo no, reducir sus costes.

 

¿Qué consejos prácticos he de seguir para hacer pan con masa madre?

– Escoge la harina según tus apetencias. Es recomendables y divertido que las varíes y experimentes. Además, cada cereal aporta sus matices nutricionales. Si tienes alguna intolerancia alimentaria, adáptate a ella.

-Antes de comenzar, haz la preparación de utensilios e ingredientes. De este modo, destinarás el tiempo necesario a cada fase.

-Sé creativo. Puedes añadirles ingredientes que te agraden. Por ejemplo, alguna aromática como el romero, el tomillo o la albahaca. También puedes ponerle tomates secos o aceitunas negras. Cuando hablamos de pan, no hay límites que restrinjan.

-Es muy importante el amasado pues se debe realizar en dos fases o etapas. La primera deberá ser con lentitud, la segunda, ágilmente. De este modo, conseguiremos un pan más esponjoso, tierno y que dure más tiempo.

-No recurras a levaduras químicas. Utiliza levaduras naturales y biológicas. Creadas por ti o en extracto (como el que puedes encontrar en nuestra tienda- Extracto de levadura de masa madre-) que te facilitará hace panes deliciosos y sanos. Como los de antaño, como los de siempre.

– Debes darle el tiempo necesario a cada fase pues así fermentará la masa adecuadamente. Los tiempos de refresco y reposo son fundamentales. Como recompensa tendrás un pan que te durará mucho más tiempo y con una calidad inmensa. Antiguamente en los pueblos se amasaba una vez por semana y se horneaba un día. Y tenían un pan de calidad para ese periodo de tiempo.

– Cuando hornees, espera a que se dore el pan. Su color debe ser miel. Sabrás entonces que está listo para sacar y dejar enfriar.

PAN CASERO Y ECOLÓGICO

¿Por qué hacer pan tradicional y ecológico?

 El pan está más sabroso y es saludable pues no posee químicos que alteren o adulteren su sabor o conservación. Además, debido al notable consumo que realizamos de este alimento, estaremos contribuyendo enormemente a nuestra salud.

Pero hay más razones positivas que nos animan a elaborarlo nosotros mismos.

Una es que es una tarea familiar muy agradable a realizar con niños. Es muy educativa y divertida pues hay que amasar, mezclar ingredientes, darle forma…

Otra razón que enfatiza el hacer pan es que la tecnología nos ayuda si vamos muy atareados y no disponemos de grande espacios de tiempo. Existen panificadoras que realizan el amasado, se pueden programar para los tiempos de descanso y hasta cuecen el pan. De este modo, podemos tener pan casero y delicioso con comodidad.

 

¿Te apetece probar?

 Te sugeriero una receta para que hagas tu propio pan.

El pan de casa. El de siempre.

Tal vez te evoque recuerdos de niñez, o tal vez te traslade al hogar que más protagonismo tiene en tu memoria.

Y es que aquello que se realiza en casa, con el mimo y el cariño de las manos, es más auténtico.

 

¡Espero que os guste!

Cristina