Llimera os desea unos bonitos días de celebración y cercanía con este poema que enumera y sueña…

 

Porque hay enumeraciones que saben bien…

 

Como el atardecer con aroma de huerto, la tierra que esconde la lluvia,

el color verde y las manos que se emocionan.

 

Los recuerdos que implican niñez y juego, el sabor que no se te olvida,

cada trocito de tu lugar encantado.

 

La naturaleza que siempre respiras, pasear por aquellas sonrisas,

las palabras con luna de tus amigos.

 

O el proyecto que cobra forma, la mirada que no tiene límite

y el campo un día cualquiera.

 

Hay enumeraciones que saben tan bien…

 

¡Feliz  Navidad!

 

Llimera