Piña de temporada

Sabemos que la fruta de temporada es una fuente importantísima de vitaminas, antioxidantes y fibra para nuestro organismo. En edades adultas es muy importante pero en etapas de crecimiento es más necesaria todavía. Además, los niños están aprendiendo sobre su alimentación y sus hábitos y, que la fruta de temporada esté integrada en ellos, es muy positivo. A veces, nos encontramos con dificultades para que la coman y por eso os recomiendo algunos consejos sencillos para que los pequeños de la casa sean más receptivos.

 

LOS NIÑOS Y LA FRUTA DE TEMPORADA

1.-SEAMOS SU MODELO A SEGUIR: COMAMOS FRUTA DE TEMPORADA CON ELLOS

Los niños siguen nuestro ejemplo muchas veces. Es habitual que adquieran aprendizajes basándose en la imitación pues nosotros para ellos somos un modelo a seguir. Tienden a idealizar nuestras acciones cuando son muy pequeños y en este punto podemos conseguir grandes hábitos y rutinas. Mi consejo es que ellos perciban que no solo comemos fruta porque es sana sino porque nos gusta mucho. ¡Que nos vean comer fruta a menudo es genial!

 

2.-INCORPOREMOS LAS FRUTAS POCO A POCO

Si tenemos un bebé seguiremos las directrices nutricionales de introducción de frutas que marcan los especialistas y cuando sea el momento idóneo. Es muy importante seguir las pautas. Cuando sea el momento, será estupendo realizar nuestras papilllas naturales y caseras con fruta de temporada. Y en el caso de que tengamos que recurrir a papillas elaboradas es muy importante que siempre compremos papillas de frutas ecológicas.  En este momento también podremos facilitarles las frutas en mordedores para que el bebé juegue y entre en contacto con las texturas y sabores. Cuando son tan pequeños la experimentación es constante y muy enriquecedora. En el caso de los niños más mayores, es fundamental que les acerquemos a la fruta de forma motivadora, sin obligar ni forzar. Si hiciéramos esto, podríamos generarles rechazo y aversión. Es mejor integrarlas en positivo, con juegos, premios y poquito a poco.

 

3.-  QUE SE VEA LA FRUTA EN CASA: FRUTEROS ATRACTIVOS

No solo aprendemos de manera directa, también lo hacemos de forma indirecta. Es decir, que todo lo que nos rodea, nos aporta y enriquece. Si nuestros sentidos están estimulados generamos emociones y estas nos aportan aprendizajes. Por eso, es muy importante que la fruta y verdura de temporada se vea en casa. Que los niños puedan ver la fruta en los fruteros como algo natural y cotidiano. Incluso, es genial y divertido hacer una visita a un huerto o campo de frutales. Los niños aprenden en contacto con la naturaleza.

 

4.- COMPREMOS LA FRUTA CON ELLOS

Es muy recomendable que compren las fruta con nosotros por muchos motivos. Por un lado, están reforzando su autonomía y responsabilidad y por otro lado aprenden las frutas de temporada de cada estación. Les podemos hacer ver que comprar fruta y verdura de temporada hace que se cuide el medioambiente, que sea una agricultura sostenible. Y ellos estarán contentos de ayudar y sin darse cuenta, estarán formándose como futuros consumidores con valores de salud, ecología y alimentación consciente.

 

5.- VARIAR LAS FRUTAS ES MUY ATRACTIVO PARA LOS NIÑOS

Os aconsejo que utilicéis toda la variedad que la temporada os ofrezca para variar los tipos de frutas. Para los niños variar es motivador y divertido. También estaremos haciéndoles fuertes ante nuevos sabores y receptivos a probar frutas nuevas. Luego intentaremos que ellos mismo elijan sus favoritas y además que las tomen en varios momentos del día:  fruta para desayunar, almorzar, merendar, si tienen sed en un batido de fruta de temporada

 

6.- UTILICEMOS LA IMAGINACIÓN COMO ESTRATEGIA MOTIVADORA

Si los niños se muestran reacios a tomar fruta de temporada podemos recurrir a ser imaginativos en la forma de presentarla. Los peques se activan con el juego y la imaginación, por eso, si les planteamos la fruta con formas atractivas (animales, flores…) o les sugerimos el reto de hacer una receta de helado con fruta de temporada natural o un batido de frutas, seguro que despertamos en ellos actitudes mejores. Puede ser una tarea costosa y que requiera de paciencia pero la recompensa es enorme: niños que comen fruta de temporada y disfrutan de ella.

 

7.- EN LOS COLEGIOS HAY DÍA DE LA FRUTA

En muchos coles hay un día en que el almuerzo es fruta de temporada y de producción natural. Estas iniciativas son muy positivas porque los niños se ven estimulados en tomar fruta fuera del núcleo de la familia. Comen fruta con sus amigos, con sus maestros y eso es algo que  socializa y da fuerza al hecho que tomar fruta. Pues la fruta de temporada es muy sana para los niños y desde todos los prismas de la sociedad se debe fomentar su inclusión en la dieta de los peques. Y cómo no, también es divertida. Solo que hay dedicar energía en ello.

 

¡Con la comida sí se juega!

Bernat